21 febrero, 2006

Cómo fue la detención de
Florencio MADARIAGA
en Madrid


En España ya es conocida la persecución política que está llevando a cabo el gobierno de Pablo SALAZAR en el Estado mexicano de Chiapas. Los que hemos tenido la fortuna de concer a Florencio MADARIAGA no terminamos de creer lo que algunos cuentan del él en México.

Ayer mismo le detuvieron cuando tranquilamente se tomaba un café en la Universidad de Madrid, en cumplimiento de la orden dictada en su contra hace cinco años en Chiapas.

Desde el 2001 le acusan de peculado y asociación delictuosa, por lo que se decretó una orden internacional de aprehensión, causas que han sido ya juzgadas y declarado inocente. Pero el gobierno de Chiapas todavía no ha cancelado dicha orden de búsqueda y captura.

He leído en la prensa mexicana que todo ha sido "gracias a una operación de la policía mexicana" en colaboración con la española. Nada más falso. Florencio fue este viernes al Congreso de los Diputados del Reino de España para hacerse un carnet de investigador y sin ningún miedo dio todos sus datos a la policía del Congreso. Un fugitivo no va al Congreso de los Diputados, que es lo más protegido que hay en este país y se identifica para sacarse un carnet de investigador, para su tesis doctoral. Un fugitivo tampoco se matricula en una universidad pública dando todos sus datos en todas partes. Un fugitivo no viene a trabajar conmigo, que soy profesor de Derecho desde hace años, si tiene miedo de ser detenido.

Lo que más gracia nos hace a los que le hemos conocido es que digan que ha estafado o robado no sé cuantos mil dólares. Una persona con tan pocos recursos no vende su reloj para poder pagar su alojamiento en Madrid. Una persona con tan pocos recursos no se aloja en un piso de estudiantes tan sobrio como el que él tenía. Una persona con tan pocos recursos tiene más de 700 Euros, que es todo lo que tenía en casa cuando le detuvieron. Soy testigo de lo pobremente que ha vivido en los últimos años en Madrid.

La misma policía que le detuvo nos dijo que la primera noticia que tuvieron de él fue a través de la policía del Congreso de los Diputados (este mismos viernes), y que en menos de una hora ya le habían detenido. Así que, por favor, que no se inventen películas de detectives en México, porque la policía mexicana no ha tenido arte ni parte en esta gestión. Quizá se quieran apuntar un tanto político.

No tengo el más mínimo interés en la política mexicana -egoístamente me importa muy poco-, y la única relación que tengo con todo esto es porque he conocido a un hombre honrado que ha sido injustamente detenido por algo que sé que no ha hecho.

En fin, si alguien quiere más detalles, que me escriba un mail, que se identifique, y le contestaré con detalle a sus preguntas. Mi mail es diego@vicalvaro.com, y mi teléfono es 00 +34 619714968. Conozco de primerísima mano todo lo que le ha pasado en los últimos días, hasta hoy mismo que he estado con él en su declaración ante el juez, y espero ir mañana a la prisión a llevarle sus cosas.

Los que le conocemos sabemos que esto es un "matoneo" político impropio de un Estado desarrollado.

Diego POOLE DERQUI