20 mayo, 2007

Arturo López por fin en libertad

Carta Abierta de Florencio Madariaga con motivo de la libertad de D. Arturo López
"Acusaciones calumniosas, injurias, privación de libertad, usurpación del patrimonio… todo bajo el aura de la justicia: es lo que estamos sufriendo los alboristas perseguidos por los secuaces de Pablo Salazar.
Llevo casi año y medio en una celda en España, alejado de mi familia, todavía en espera de que tenga lugar un juicio que declare mi inocencia.

Recientemente ha quedado en libertad don Arturo López, tras ¡seis años de cárcel!, después de haber ganado once procesos penales. Se dice pronto, sí, once procesos penales, que no han hecho más que reconocer su inocencia. Gracias a los Tribunales Federales, ha quedado patente la parcialidad de los juzgados locales del Estado de Chiapas. Sin embargo, la absolución de un inocente no podrá ya devolverle el tiempo robado, ni reestablecer su salud física y psíquica, ni el inmenso dolor de su familia (la prisión, sépanlo bien, es un castigo a la familia entera). La absolución de un inocente, si no va acompañada de la correspondiente condena de a quienes le privaron injustamente de su libertad, no hace realmente justicia. Es preciso perseguir y condenar a quienes persiguen y condenan injustamente a un inocente. Es la sociedad entera la que se resiente, la que se humilla ante un fiscal inicuo, que persigue sin justa causa a los ciudadanos chiapanecos que le son incómodos.

El uso abusivo de la persecución penal en el ámbito político, llevada a cabo durante los últimos seis años en el Estado de Chiapas, es una violación del sistema democrático y del Estado de Derecho. La forma en que el "mesianismo" se apoderó de Chiapas, y la forma sesgada con que se condujo la aplicación de la justicia, es una realidad inocultable, que está quedando en evidencia. Los propios medios de comunicación que en su día fueron seducidos por este engaño, hoy rectifican y dan cuenta de lo que ha sucedido realmente en Chiapas.

El sátrapa que durante seis años secuestró políticamente las instituciones de Chiapas, felizmente reemplazado un gobierno decente, utilizó de forma desproporcionada las facultades de la Fiscalía del Estado. El nuevo gobierno debería depurar responsabilidades, y, remover con los medios legales a su disposición, a un fiscal que es el legado de un hombre corrupto. Creo que sería una injusticia por omisión el cerrar los ojos o mirar a otro lado, en lugar de investigar y pedir responsabilidades a los funcionarios que han perseguido impunemente a los alboristas.

Ya han pasado seis años. Hay nuevo gobernador en Chiapas, y la persecución política que seguimos sufriendo los alboristas parece que puede mantenerse por pura omisión. Todavía seguimos sin libertad Librado de la Torre y un servidor. Igual que Eduardo Montoya y Arturo López han ganado TODOS los procesos penales, Librado y yo lo probaremos también.
Florencio Madariaga Granados
Desde la Prisión de Navalcarnero, de Madrid (España)