03 octubre, 2007

Escrito de rectificación de la información falsa difundida por el Ministerio del Interior del Gobierno Español


A LA DIRECIÓN GENERAL DE RELACIONES INFORMATIVAS Y SOCIALES DEL MINISTERIO DEL INTERIOR DEL GOBIERNO ESPAÑOL

DON EUSEBIO CABALLERO PEÑALVER, mayor de edad, Abogado, y con despacho profesional en Calle Esteban Terradas, Nº, Escalera A, Bajo, puerta 1, 28036-Madrid, colegiado en el Ilustre Colegio de Madrid con el numero 30.212, y con D.N.I. número 04.562.100-G, en nombre y defensa de D. FLORENCIO MADARIAGA GRANADOS, de nacionalidad mexicana y con Pasaporte Numero 00250004996, como así acredito ostentar como documento 1 que acompaño, ante el Ministerio del Interior del Gobierno Español, y DIGO:

Que con fecha veinte de febrero de dos mil seis, en la Web oficial del ministerio del Interior a través de una nota de prensa se difundió que a mi Representado, se le imputa la malversación, en asociación delictiva, de más de 900 millones de pesos (unos 90 millones de euros). Por lo dicho vengo a instar, a la DIRECCIÓN GENERAL DE RELACIONES INFORMATIVAS Y SOCIALES que se corrija este error ajustándose a lo expuesto en el expediente, y documentos aportados por México solicitando mi extradición, basándome en las siguientes ALEGACIONES:

PRIMERA.- Que lo difundido por la Web de Ministerio del Interior es falso y ajeno a lo presentado por las Autoridades Judiciales de Chiapas (México), por los supuestos ilícitos cometidos por mi defendido. Ya que el ministerio de interior en su boletín de prensa, le imputa a Don Florencio Madariaga la malversación, en asociación delictiva, de más de 900 millones de pesos (unos 90 millones de euros). Sin embargo la cantidad que contiene el expediente es por nueve millones de pesos que convertidos a euros viene a resultar aproximadamente, unos 601.200 de euros. Por lo que debido a la falsedad y a la contradicción conforme a la realidad jurídica que supone el contenido de dicha nota de prensa, se esta causando un daño en la imagen de mi Representado.

Se trata del archivo http://www.mir.es/DGRIS/Notas_Prensa/Policia/2006/np022004.htm

Vease Repercusiones internacionales de la noticia en archivos como el http://www.noticias.info/asp/aspcomunicados.asp?nid=148355 y otros bastando para ello teclar, como decimos el nombre de mi defendido en cualquier buscador al uso.

SEGUNDA.- Que al momento de difundirse la nota de prensa del Ministerio del interior, sólo estaba vigente la causa penal 428/2001 por la orden que acompaño como documento 2, concertada dos años antes de la nota de prensa, que supone el supuesto desvío de siete millones doscientos mil pesos que al cambio a euros de resulta 481.680 euros aproximadamente. Y que a esa fecha no se había dictado ninguna otra orden por ningún juez mexicano, salvo que según mi Representado, “a esas fechas ya se hubiese decidido que fuese culpable de algo que se dilataría ocho días después de ingresar en Soto del Real, utilizando a la prensa y a los medios de difusión con el claro objetivo de desprestigiarle”.

TERCERO.- Que a los efectos de su resolución, como prueba de lo solicitado y de la falsedad de lo emitido y difundido por la Web del Ministerio del Interior, aporto como documento 3, copia de lo que interesa a estos efectos del Auto numero 34 de 2.007, dictado por la sección segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, donde en lo que se refiere a la mencionada causa penal que se sigue en Méjico, consta al folio 9 de la misma debidamente aclarado lo anteriormente expuesto, en concordancia con la orden de aprehensión a la que antes he hecho mención y que he aportado como documentos 2, y de donde inconsecuencia se puede corroborar la inveracidad del boletín aludido.

Baste aplicar en cualquier buscador de Internet el nombre y apellidos de mi Representado para constatar la trascendencia de la falsa información, que inducida por a noticia publicada en la pagina Web del Ministerio del Interior, ha dado una publicidad cuasi-institucional a unos hechos, que como decimos son totalmente falsos en contra de mi defendido, y que no dudamos han sido publicados de buena fe por las autoridades españolas al confiar en los datos falsos ofrecidos por las mejicanas con el fin antes aludido, pero que por su inverosimilitud y por los notables daños que su difusión están haciendo al prestigio y fama publica de mi defendido, exigen una urgente rectificación.

No olvidemos, como así dice la propia orden de aprehensión que aporto, que tales fondos no se los quedó mi defendido, sino que en virtud de su cargo los destinó a dignificar los salarios de las escalas básicas de la policía de Chiapas bajo sus ordenes, lo único es que el proceso por el que se destinaron para tal fin no fue el correcto, lo que aprovecharon las nuevas autoridades del Estado para arremeter contra mi defendido, como decimos con el fin de desprestigiarle en su buena fama personal y política.

Por lo que en base a las disposiciones legales de aplicación y en virtud de todo lo expuesto,