05 septiembre, 2008


Pablo-Herrán, crímenes de lesa humanidad, Persecución política, terrorismo institucional
A Isabella por ese primer año de alegría
Hace algunas semanas, Florencio Madariaga fue liberado en España después comprobarse que todos los delitos imputados por el Ministerio Público de Mariano Herrán fueron inventados. Terminaba así para el sub procurador jurídico de Roberto Albores, la persecución de más de 7 años en contra de toda una familia. Y todavía más, Florencio Madariaga fue el último de los liberados que Pablo Salazar ordenó encarcelar sin más justificación que la de la venganza. Todos sin excepción quedaron en libertad: Librado de la Torre, Arturo López Martínez, Humberto Córdova Cordero, José Javier bautista Brindis y demás funcionarios menores.Cuando Pablo Salazar asaltó el gobierno del Estado de Chiapas nada tenía que ofrecer. Ni clase social ni abolengo político. Y sí los traumas infantiles y el resentimiento social reflejados en la camisa amarilla y la nieve de limón. La traición y el arribismo fueron su presentación en sociedad. Y por añadidura llegaba con el estigma del fraude electoral en una elección de Estado y sindicado severamente como usurpador y falsificador en 2 averiguaciones previas perfectamente documentadas. Era pues urgente diseñar un estilo de gobierno que le permitiera legitimidad. Equivocado el camino abandonó el ejercicio de la política y se decidió por la persecución y el hostigamiento como forma de gobierno. Con su comportamiento, Pablo Salazar se convirtió en una mala caricatura de Maximilien de Robespierre, aquel convencional francés conocido como el incorruptible y autor del Comité de Salvación Pública para perseguir, encarcelar y ejecutar a los enemigos de la Revolución Francesa. Exactamente igual como Pablo lo hizo con las habilidades de Mariano Herrán para fabricar culpables y encarcelar inocentes. Farsante y mentiroso, Pablo desde la toma de protesta quiso mostrarse como el gobernante honesto cuando pidió auditorias a Vicente Fox "porque los dineros de la federación no se notan en las obras de Chiapas." Curioso, pero ahora Salazar Mendiguchía terminó siendo el mayor ladrón en la historia de Chiapas, porque los 11 mil 700 millones de pesos del Stan no se notan y no hay obra pública que justifique tan abultada cantidad.Robespierre fue también el autor de la instauración de un régimen de terror y Pablo Salazar utilizó los servicios criminales de Mariano Herrán para crear su propio régimen de terror persecutorio. Y de ahí las agresiones en contra de los alboristas como forma de justificación a la rapiña cometida por Pablo y sus cercanos entres los que se incluyen la propia madre y los hijos Pablo, Valeria y Andrea del remedo de dictador. Por la forma tan artera con que Pablo Salazar atentó contra la vida, la seguridad, la libertad y los bienes de los ex funcionarios de Roberto Albores, tal conducta encuadra perfectamente en los crímenes de lesa humanidad. En cada voluminoso expediente de cada colaborador alborista, se documentan las violaciones a los derechos humanos con detenciones, autos de formal prisión, delitos inexistentes al margen de la ley y publicaciones dolosas encaminadas al escarnio público. Afortunadamente para los perseguidos injustamente, cuanto delito apareció quedó desvirtuado con las sentencias emitidas por los tribunales de la federación.Esas determinaciones de los jueces federales se significaron para probar que Pablo y su pandilla desataron la persecución por motivos políticos de la que derivaron actos inhumanos de encarcelamiento y tortura física y psicológica con graves repercusiones en la salud física y mental de los destinatarios de la agresión.De que las agresiones en contra de Roberto Albores y sus colaboradores fue por cuestiones políticas, el mismo Pablo Salazar se encargó de sustentarlo cuando a finales del 2004 Albores anunció públicamente su decisión de competir por la gubernatura del Estado en la elecciones del 2006. Inmediatamente fue citado a comparecer a la Fiscalía General del Estado para disuadirlo de su pretensión. Y cuando por segunda vez se pronuncia en el mismo sentido, apenas 4 días después, el 20 de febrero de 2005, se ordena la detención de Florencio Madariaga. Fue así como el régimen de terror persecutorio llegó hasta el extranjero. Mientras Albores permaneció en silencio nada pasó. Florencio Madariaga fue detenido en España bajo los cargos de peculado y asociación delictuosa. Como siempre Pablo Salazar y Mariano Herrán mintieron. Sólo que ésta vez al gobierno español. A los 15 y 28 días después de la detención de Madariaga presentaron 2 causas penales más por peculado, fraude, ejercicio indebido del servicio público y el insalvable delito oficial de asociación delictuosa. Hasta de enriquecimiento ilícito pretendieron involucrarlo con el cuento de no haber pagado impuestos sobre el sueldo recibido, cuando que la retención es responsabilidad del gobierno del Estado en su calidad de patrón. Y en el colmo, una de las averiguaciones inventadas ya había sido rechazada hasta por un juez de consigna de Pablo Salazar y Mariano Herrán por absolutamente improcedente.Ahora Florencio Madariaga tiene expedito el camino para acusar penal y civilmente a Pablo Salazar y Mariano Herrán. Normalmente es difícil involucrar a un gobernante puesto que es muy simple alegar que eso correspondía a las autoridades competentes de su gobierno. El problema para Pablo Salazar es que él personalmente emitió un boletín por el que acusa a Florencio Madariaga de haber malversado 999 millones de pesos. Esa declaración es suficiente para estar ciertos que toda la persecución, aprehensión, encarcelamiento y delitos inventados fueron instrucciones precisas de Pablo Salazar. Este asunto podría estar salpicado de sorpresas. Corre la versión de que a un ex funcionario de la Embajada de México en España, ya le inició o le va a iniciar averiguación previa el gobierno español, por manipular los expedientes del caso Madariaga. Ampliaremos...